INICIO La historia de Asmara

Después de la Guerra Perna, el conflicto que pobla Asmara está en un punto muerto. Hass, el emperador de las fuerzas de la Luz, pudo derrotar a Malyx el Imparable, heredero al trono de la Oscuridad, atándolo con un sello para que no pudiese seguir con su reinado.

Tras un centenar de años en los que ambos bandos aprovecharon para armarse sin ningún tipo de incidentes, las fuerzas de la Luz y la Oscuridad se empezaron a sentir ansiosas al conocer que las gemas Fletta, necesarias para romper el sello con el que Malyx estaba aprisionado, se estaban agotando.

Las fuerzas de la Oscuridad sacrificaron a innumerables seres vivos y miembros de su propio ejército para acumular el mayor número de gemas Fletta. Durante la Guerra Perna (del 612 al 623) y después haber llegado al límite de sacrificar a todos los que pudieron, reunieron a los soldados que todavía eran capaces de luchar para reclamar las minas y el resto de depósitos de gemas Fletta que estaban bajo el control de las fuerzas de la Luz.

En el año 666, las fuerzas de la Oscuridad se enteraron que el sello que aprisionaba a Malyx lo convertiría en cenizas si no se lo quitaban a tiempo. Además, Reth, el nuevo heredero al trono de la Luz, se convertiría en cenizas si las fuerzas de la Oscuridad conseguían su objetivo.

Las fuerzas de la luz hicieron un pacto para compartir las gemas Fletta restantes y proteger a su heredero. El pacto se firmó en una reunión conocida como la Convención Fletta por la Federación de Cafernil, el nombre de su dios de la Luz. La situación de escasez de gemas Fletta generó un conflicto dentro de la propia Federación cambiando su posición a una más agresiva. ¡Recuperar el control total de la Fletta a manos de las fuerzas de la Oscuridad!

De este modo, las fuerzas de la Oscuridad tendrían una muestra de su propia medicina. La Federación anunció que cualquiera que consiguiese reclamar del enemigo alguna de las minas, podría quedársela en propiedad privada. Además, el héroe que destruyese el alma de Malyx sería nombrado Emperador de Asmara.

Tras este comunicado, Asmara se convirtió en un campo de batalla con todos los guerreros queriendo controlar la extracción de energía Fletta. Pero teniendo en cuenta las fuerzas de la Oscuridad, esta tarea no resultaría nada fácil.

El camino está abierto para cualquier persona que quiere demostrar su valentía. ¿Crees que podrás ser el próximo Karos? Únete a la batalla, sólo tú podrás escribir tu propio destino.

Google+ Twitter Facebook

COMPARTE:

NEWS BULLETIN

Hora del servidor

MEDIA